En el ERA digital, las grandes organizaciones y empresas se involucran en planes estratégicos tecnológicos con el objetivo de transformar o modernizar sus sistemas para dar soporte y un servicio integral a los clientes o con una visión de 360 grados.

La transformación digital puede aplicarse siguiendo un plan estratégico que considere una o una mezcla de las técnicas de las 6 R’s.

Las 6 R´s de la Modernización

Estos planes estratégicos tienen una doble vertiente. Por un lado la vertiente tecnológica, con la modernización no sólo de las aplicaciones sino también de la infraestructura, donde las soluciones de software están pasando de aplicaciones monolíticas a sistemas globales y centralizados que contienen toda la información y dan soporte a todos los departamentos de la organización. Y por otro lado, la vertiente del cambio cultural, que está transformando los procesos y competencias a los empleados y usuarios finales, mediante la introducción de nuevas técnicas y su evolución.

Esta doble vertiente requiere una cobertura operativa, tecnológica y de implantación, y exige una visión ampliada de la calidad, al abarcar no sólo las actividades de aseguramiento de la calidad y de pruebas, sino también la experiencia del usuario a dos niveles organizativos (empleados de la empresa) y de negocio (usuario final o clientes).

El modelo de calidad a implantar en las grandes empresas hoy en día, debe basarse en el innovador concepto Spherical Quality – SQ, calidad adaptada a la Era digital. Donde se explica que la calidad para la Era digital tiene tres ejes principales:

Espacio de la calidad Software

  • Eje X: Definición de las normas de calidad que se aplicarán a lo largo del proyecto.
  • Eje Y: Adaptación e implantación de las normas de calidad seleccionadas en la organización.
  • Eje Z: Implicar y/o comprender a los usuarios finales (empleados y clientes finales).

Recorriendo cada uno de los ejes y teniendo en cuenta cómo las grandes empresas están desarrollando sus actividades operativas, hoy en día, podemos obtener requisitos estratégicos a tener en cuenta.

Los estándares de calidad hoy en día son impulsados por la implementación de metodologías ágiles como Scrum o Kanban, con los controles de calidad del DoR y el DoD, y para las grandes organizaciones el escalado de ágiles es una necesidad para asegurar la correcta implementación de los métodos de aseguramiento de la calidad. Por ejemplo, hay que tener en cuenta SAFe (Scaled Agile Framework).

DoD y DoR Ágil: Para asegurar la calidad funcional
SAFe: Para escalar los estándares de calidad en las grandes organizaciones

Aquí aparece el primer reto para la calidad en las grandes empresas, «¿Cómo escalar el aseguramiento ágil de la calidad en grandes empresas donde los sistemas y proyectos están centralizados y requieren un gran número de interfaces e interoperabilidad?».

Considerando un pipeline CD/CI estándar para aplicar y automatizar al máximo el V-model, el modelo de verificación y validación (V&V) que permite una integración progresiva de los sistemas entre las diferentes áreas implicadas en el proyecto y gestionar una validación progresiva de las funcionalidades y necesidades del sistema.

DevOps y Modelo V

La implantación y la adaptación de las normas seleccionadas en la empresa requiere dedicación y tiempo, para un equipo que apoye, forme, supervise y haga un seguimiento de la adhesión de los equipos a los procesos y normas requeridos.

Además, la implantación y adaptación debe realizarse y gestionarse de forma que los equipos no se vean bloqueados por los estándares, pero al mismo tiempo ganen en eficiencia en su actividad diaria y en las actividades de pruebas (que es la base para obtener la calidad del SW) y estén en manos de especialistas en pruebas.

La experiencia nos dice que el modelo de calidad debe considerar como pilar básico el establecimiento de un marco de calidad (integración de herramientas de gestión) que permita la monitorización de extremo a extremo de los entregables y actividades del equipo (desarrollo, pruebas, despliegue y monitorización), proporcionando puntos de chequeo automáticos para presentar la salud alcanzada a lo largo del proceso y el entorno requerido por el V-Model.

Estas comprobaciones de salud son las llamadas «Quality Gates o Quality Test«, las puertas establecidas a lo largo de las diferentes etapas del proyecto para monitorizar a través de los criterios de salida la madurez que cada equipo o flujo de trabajo del proyecto alcanza durante la etapa del proyecto.

Quality Gates y Quality Test

Los criterios de salida deben definirse en función de las condiciones específicas del proyecto y deben ser lo suficientemente medibles como para determinar métricas conocidas que se representen como semáforos:

  • Rojo: La salud es mala en el movimiento de la comprobación y no se recomienda continuar con las actividades para la siguiente etapa debido al riesgo muy alto para mantener la calidad.
  • Amarillo: La salud está cerca de ser buena en el momento del chequeo, el riesgo de continuar haciendo actividades en la siguiente etapa es alto, por lo que no se considera continuar con la siguiente etapa, o requiere un plan de mitigación para resolver los problemas de calidad.
  • Verde: La salud es buena en el momento de la comprobación y el equipo puede seguir ejecutando la siguiente etapa del proyecto.

Por último, la importancia de la participación de los usuarios finales (empleados y usuarios finales/clientes) es la clave del éxito para garantizar la calidad en la Era digital. La forma más eficaz de involucrar al usuario final en la calidad del proyecto es a través de las actividades de prueba, ya que aporta la posibilidad de entender los nuevos procesos y competencias, entrar en contacto con el nuevo sistema y el aspecto de la aplicación para la experiencia del usuario.

La participación del usuario final debe ser efectiva, teniendo en cuenta que las actividades de prueba deben ser automatizadas desde el principio hasta el final, desde la definición de los requisitos hasta la validación del sistema operativo. El objetivo debe ser «automatizar el proceso de pruebas» pensando en el turno-izquierda y el turno-derecha y no sólo pensar en la automatización de pruebas individuales.

Automatización del proceso de pruebas End-2-End

La utilización de herramientas de pruebas automáticas de bajo código y orientadas al usuario final, como TAST (Test Automation System Tool) de SIPSA (Servicios de Informática Profesional, S.A.), permiten maximizar las actividades de pruebas incluyendo la implicación del usuario final independientemente del modelo de transformación del proyecto 6 R’s utilizado.

En resumen, el modelo de calidad debe basarse en tres pilares principales: marco de calidad para el seguimiento, control y trazabilidad de la calidad, automatización del proceso de pruebas extremo a extremo para lograr la eficiencia en la actividad principal que proporciona la calidad «pruebas» y por último involucrar a los usuarios finales a través de las pruebas ya que es la principal actividad que estará en contacto con el nuevo sistema.

Modelo Calidad